Buscando su recomendación...

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Siempre hemos escuchado que el ahorro es importante, pero la verdad, es que no se nos explica muy bien cuál es el objetivo y cómo hacerlo. Como todas aquellas cosas que necesitan convertirse en hábito, el ahorro debe ser una rutina que implique mucha disciplina y objetivos claros.

¿De qué se trata una reserva de emergencia?

La reserva de emergencia es una cantidad de dinero que se guarda para afrontar gastos no planeados o de emergencia que no forman parte de los gastos rutinarios. La idea es no tener que acudir a otros medios como préstamos o venta de activos para poder resolverlos.

Puede ser una cantidad importante o una más pequeña, sin embargo, contar con una reserva que permita una salida rápida y sin estrés sería lo ideal.

PUBLICIDAD

¿Cuál es la importancia de contar con un fondo de emergencia?

Cuando se nos presenta una situación urgente en la que debemos desembolsar una cantidad de dinero y no contamos con un fondo de emergencia, es probable que tengamos la necesidad de contraer una deuda que se puede prolongar en el tiempo y a la larga, convertirse en un problema financiero más grande.

Según algunos estudios, las personas que presentan problemas financieros de los que no se pueden recuperar, difícilmente tiene la capacidad o posibilidad de ahorrar. Esto implica que acuda a las tarjetas de crédito o préstamos con intereses para poder solventar situaciones imprevistas, de allí la necesidad de tener reservas para ello.

¿Cuánto es el monto que se necesita en un fondo de emergencia?

No existe un monto ideal, porque va a depender de la situación económica en la que te encuentres. La reserva de emergencia debe ser calculada en base a los ingresos y gastos que tengas mensualmente. Algunos especialistas recomiendan que si tus gastos mensuales son de $1.000, el fondo de emergencia debería ser de $3.000.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Ahora bien, al principio puede ser un desafío empezar a ahorrar para lograr el monto objetivo, sin embargo, es necesario establecer cuáles son los gastos mensuales y cuáles pueden ser suprimidos, de esta forma puedes guardar ese monto aun cuando sea un pequeño.

¿Cómo puedo empezar a ahorrar para tener una reserva de emergencia?

Independientemente si el problema para el ahorro depende de tu capacidad para hacerlo, como temas de inflación o la fluctuación de tu ingreso, siempre existen estrategias que se pueden usar para lograr la meta de tener una reserva de emergencia.

Entre algunas de las que se pudieran usar para lograr este objetivo, tenemos:

Crear un hábito de ahorro

Como ya lo hemos dicho, crear este hábito es un desafío porque se debe apartar una suma de dinero consistentemente. Para facilitar la tarea podemos:

  • Poner una meta: Fijarse un objetivo específico para ahorrar puede ser un incentivo, como por ejemplo comprarse un coche. Pero es este caso, la meta sería lograr tener una reserva de emergencia.
  • Usar una herramienta de planificación: Puedes calcular el monto y la frecuencia con la que puedes contar para apartar el dinero, en base a los ingresos y gastos.
  • Realiza contribuciones fijas: Apartar un monto fijo ya sea diario, quincenal o mensual, según tu fuente de ingresos, fortalece el hábito. Es decir, así como apartas los montos de los servicios, así puedes apartar el monto para el ahorro.
  • Lleva un registro de tus ahorros: Cuando logras ver que el ahorro va en aumento te incentiva a ser constante y disciplinado.
  • Prémiate por tus logros: Una vez logrado el objetivo puedes premiarte con un regalo y ponerte otra meta para seguir creciendo financieramente.

Administrar el flujo de caja

Para poder ahorrar y lograr tener una reserva de emergencia, es imprescindible poder sincronizar los ingresos con los gastos. En el caso que no quede para el ahorro, se podrían posponer algunos pagos o aprovechar los lapsos en que queda más dinero para guardar algo extra.

Aprovecha las oportunidades

Hay momentos en el año en el que se presentan situaciones donde se recibe alguna cantidad de dinero extra, como el reembolso de los impuestos, incentivos en el trabajo o regalos en efectivo. Puedes aprovechar para guardar ese dinero para lograr la meta de tu reserva.

Ahorra de forma automática

Una opción bastante cómoda es la transferencia automática desde su cuenta corriente a una cuenta de ahorro del banco o una cooperativa de crédito, de tal forma que no tengas que intervenir directamente. Tú estableces el monto y la fecha en la que se transferirá el dinero.

En este caso, debes tener un registro detallado de los gastos de tal forma que cuando se haga la transferencia tengas saldo positivo, ya que de lo contrario podría tener penalizaciones por sobregiro.

¿Dónde se debe guardar una reserva de emergencia?

Lo que debes tener en cuenta en primera instancia, es que debe ser un fondo seguro y accesible y sobre todo que no sientas la tentación de gastarlo en cosas que no serían consideradas de emergencia. Algunas de las formas para guardar una reserva de emergencia son:

  • Cuenta bancaria o cooperativa de crédito: Es una de las opciones más seguras para tener tu reserva de emergencia. Lo ideal es que esta cuenta sea exclusivamente para ahorros.
  • Guardar el efectivo: Es una de las maneras menos convenientes debido a que el dinero en efectivo es susceptible a ser robado, perdido o destruido, pero, además, es más fácil tomarlo para tapar huecos o hacer compras no urgentes.

Conclusión

Está claro que contar con una reserva de emergencia es necesario, lo importante es poder ahorrar paulatinamente para poder hacer frente a ciertas emergencias inesperadas sin tener que endeudarse para cubrir los gastos.

Lo primero es establecer una meta realista, luego conciliar el ingreso con los gastos y por último destinar un monto semanal, quincenal o mensual para ahorro. De esta manera puedes lograr la meta de conseguir tu reserva de emergencia en el tiempo que hayas estipulado.

Esperamos que esta información te haya sido de gran utilidad. Muchas gracias por leernos.

Siga nuestro sitio web para obtener más información sobre tarjetas , préstamos y finanzas!